Lughnasadh


Lughnasadh es el primero de los tres festivales de la cosecha de la rueda del año, seguido por el equinoccio de Otoño (Mabon), o segunda cosecha, y terminando  en Samhain el 1 de Noviembre con la tercera y última que abre paso a la mitad oscura del año.

En estas fechas en las que navegamos entre el solsticio de verano y el equinoccio de otoño entre el 31 de julio y el 2 de Agosto se celebra Lughnasadh, que astrológicamente  hablando marcaría el transito del sol por el signo de Leo, coincidiendo con su punto medio ( 15o de Leo) y eso básicamente significa que podríamos extender esta celebración durante una semana entera si así lo deseamos. Hay personas que lo celebran solo hoy, otras que también lo hacen el día seis y las que durante todos estos días trabajan con esta energía.

Los celtas dedicaban este día al Dios Lugh, deidad Solar, señor de la luz, las artes y oficios y las actividades agrícolas, las cuales había enseñado a los hombres. Se realizaban grandes fuegos en los campos en los que se agradecía por la cosecha y se pedía protección y guía a los dioses, por el retorno del espíritu del grano y sus bendiciones.

En este momento del año, con los campos completamente dorados, se celebraba la cosecha de los cereales, y se empezaba a recolectar la fruta que se conservaría para el invierno en preparación para la estación venidera, sabiendo que los días se comenzarían a acortar y el frio pronto retornaría.

Esta es una celebración de abundancia, de agradecimiento, de observación del fruto de nuestro esfuerzo, de muerte y renacimiento.

Tiempo de ver los resultados de nuestros actos y su desarrollo,  de meditar acerca de donde se encuentra la abundancia en nuestra vida o la falta de ella y que podemos hacer para que haya un equilibrio entre el dar y el recibir, en el fluir de esa abundancia.

Donde la estamos bloqueando y porque?

Que creencias hay detrás de esa falta?

Para los druidas, el ciclo de los cereales representaba algo más espiritual que la simple germinación natural de una semilla. El crecimiento, la muerte y el renacimiento del grano reflejaban el ciclo humano de la vida, muerte, vida.

Contemplamos que es lo que necesita cerrarse y terminar en nuestra vida y que es lo que está esperando emerger con fuerza, renacer.

Revisamos lo aprendido, las lecciones que han ido aparecido en nuestro camino y la ayuda y la guia recibidas, agradecemos esas enseñanzas y soltamos para dar paso a nuevas oportunidades que nos apasionen y enciendan la llama de nuestro corazón.

Que quiero cerrar en este ciclo?

Que he aprendido/cosechado?

Que está esperando su momento para manifestarse/germinar?

A que quiero dar luz /plantar?

Estas son algunas reflexiones que podemos meditar  en este ciclo de muerte y renacimiento.

Es también momento de agradecer a la tierra por todo lo que nos ofrece, y ser más conscientes en nuestro trato y respeto hacia ella.

Celebramos la abundancia de los campos y los alimentos, y sé que es difícil desde una ciudad imaginarse el ciclo de la naturaleza y sus ritmos, u observar las plantaciones y sus tiempos, pero por un momento volved a vuestros bisabuelos, a esa memoria de cultivo y preparación de los alimentos para pasar el invierno, de esa abundancia que llenaba las mesas de vegetales y grano en esta época, del agradecimiento y satisfacción de poder tener esa comida y que las cosechas fuesen favorables.

Volved a esa memoria en vuestros genes y sentid ese agradecimiento, esa comunión con la tierra, muchas veces dura, sí, pero dependían de ella, y sabían que debían cuidarla y protegerla para poder comer.

Muy lejos de esta imagen quedan los campos de cultivo extensivos  actuales que envenenan la tierra, la drenan, secan  y contaminan produciendo grano y vegetales sin ningún tipo de nutriente y altamente nocivos para nuestra salud.

Retornemos al alimento de nuestros ancestros, con respeto y coherencia hacia sus cultivos, dejemos la verdura-plástico de supermercado llena de pesticidas y herbicidas y compremos  al agricultor local, a una cooperativa, visitemos los campos… Ayudemos a una tierra que está muriendo con estas prácticas!

Retornemos a la bendición de los alimentos que nos nutren <3

Estas fechas son especiales para compartir y cocinar con productos locales y de temporada para sintonizarnos con la energía de la estación, celebrar en familia, hacer manualidades, coronas de plantas y flores, inciensos herbales…

Gracias, gracias, gracias por los alimentos que llegan a la mesa mezcla de tierra, agua, sol y amor. Gracias madre tierra <3

 

trigo

 

 

Elia on Instagram
Elia
Elia
Naturópata y herbolaria en Moon Medicine Herbals
Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Acerca de Elia

Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.