Recordando la medicina de nuestros abuelos


Nuestros abuelos ya sabían de las bondades de la decocción de la corteza de sauce, que el ajo era rubefaciente o los beneficios de las cataplasmas. Utilizaban vinos y vinagres medicinales compuestos de plantas, hacían sahumerios para dolores zonales y para desinfectar.

Yo recuerdo por ejemplo el respirar el humo de las hojas de romero quemadas para aliviar el dolor de cabeza, recuerdo los orujos medicinales en la casa del pueblo y que siempre había unos atadillos de hierbas en la cocina. Cualquier dolencia se trataba con las plantas que tenían a su alcance y gracias a su alimentación más sana y natural y los remedios utilizados a diario mantenían una salud de hierro por muchos años.

Con el tiempo la industria farmacéutica avanzó muchísimo y ayudó a muchas personas y la curación a través de los remedios naturales quedó relegada a los pobres, a los que no se podían permitir tratamientos. Pensad que las farmacéuticas no pueden patentar una planta, por lo tanto lo que hacen es tomar moléculas o principios activos aislados, muchas veces copias sintéticas, para así poder patentarlos.

 

tisana y limón

 

¿Y no es mejor poder gozar de esa medicina que nos ofrece la naturaleza en su completud? ¿Tomar de esos remedios con vida, beneficiándonos de ellos en su totalidad, sin efectos secundarios?

La medicina de las plantas es una medicina de fondo, nutre nuestro organismo, nos depura, remineraliza y fortalece para que no caigamos enfermos y, si esto sucede, no necesitemos más que reposo y un par de remedios para restablecernos.

Unos ajustes hacia una alimentación más natural, sin procesados, química, azúcares y harinas refinadas, una vida más pausada y la inestimable ayuda de lo que la naturaleza nos ofrece en su infinita generosidad y abundancia nos procurarán una salud óptima evitando tener que recurrir a medicaciones alopáticas más agresivas para el cuerpo.

Elia on Instagram
Elia
Elia
Naturópata y herbolaria en Moon Medicine Herbals
Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Acerca de Elia

Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.