Recolectando plantas y momentos


Ayer tarde cuando el sol estaba comenzando a bajar para ocultarse tras las montañas y el calor ya no era tan agobiante salí de casa cesta en mano para dar un paseo.

Siempre tomo la precaución de llevarla cuando salgo, por si encuentro alguna planta o flor que se ofrezca a ser llevada a mi hogar, sabiendo que va a formar parte de preparados que ayudarán a restablecer la salud y a mantenerla.
Hay plantas que literalmente salen a mi encuentro en los caminos y las puedo escuchar: -Yo, yo! estoy aquí! son generosas y abundantes, y cuando las voy cortando aquí y allá, se reproducen más rápido y con más intensidad.Les agradezco su ayuda.

También las hay que se esconden y no gustan mucho del contacto humano, en ocasiones al tenerlas entre mis dedos he podido sentir como no querían ser cortadas, así que las dejo en el lugar en el que les gusta estar y sigo mi camino.

Así voy observando como comienza a ponerse el sol y todo el paisaje toma un cariz dorado.

En la ladera rocosa se pueden distinguir pomos blancos de tomillo en flor vistiendo el verde y pardo de las rocas con unos tonos de color brillante y vivo. Levanto la cabeza y veo como la simiente del chopo vuela inundando la escena, pareciera nieve, es precioso.

Respiro hondo, tomo unas flores, dejo una ofrenda y me dispongo a volver a casa.

Los sonidos del paraje son como música en la que el silencio es la partitura y las notas las conforman el piar de los pájaros de distintas especies, cada uno con su hermoso canto, el croar de las ranas, el zumbido de las abejas, y de repente ladridos…

Sería un perro? Estaba alejada del pueblo, no podía ser…Un corzo tal vez?? Agudicé mi mirada y pedí poder verlos, y allí frente a mis ojos aparecieron dos hermosos corzos subiendo el monte. Me agaché y abracé mis piernas escondiéndome tras unas hierbas altas, cosa que no impidió que la hembra me localizara, miró hacia donde estaba, comió un poco y prosiguió su camino, acudiendo a la llamada del macho.

Pura magia y agradecimiento por poder ver y sentir. El camino a casa fué con el corazón henchido de amor y emoción

Hay magia en nuestras vidas, nos rodea, solo hay que recuperar la mirada y presencia para descubrirla.

Pd. La foto no se corresponde, no tengo imagen para ilustrar la historia ya que no llevaba movil! 
puesta de sol

 

Elia on Instagram
Elia
Elia
Naturópata y herbolaria en Moon Medicine Herbals
Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Acerca de Elia

Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.