Mi camino


Cuando alguna vez me han preguntado el porqué decidí ser terapeuta me resulta inevitable echar la vista atrás y revivir ciertas situaciones que se fueron hilando para llevarme por este camino de crecimiento y autoconocimiento.

Desde que puedo recordar siempre he tenido problemas de salud, molestias y, más adelante, desequilibrios relacionados con el tema ginecológico; quistes en los ovarios, las mamas… Al fin y al cabo, emociones, vivencias y herencias encerradas en mi cuerpo que conformaban un mapa que tendría que aprender a leer para buscar la dirección correcta.

Recuerdo mi primera visita a un sanador/curandero. Era un hombre con conocimiento de plantas y remedios al que mi madre me llevó por dolores en el estómago con los que el médico no sabía qué hacer. Le habían recomendado que visitáramos a este hombre, el cual me parecía de lo más extraño, ya que me miraba el iris y la lengua y cuando hablaba conmigo miraba hacia mi coronilla. En ese momento, no entendía nada, pero más tarde comprendí que podía ver el aura.

Con sus consejos de alimentación y unos cuantos remedios mi condición mejoró muchísimo, y me sentí fascinada por los saberes de aquel hombre y su sensibilidad. Por aquella época, niñez/preadolescencia, tuve mis primeros contactos con lo espiritual y esotérico de mano de mi tía. El tarot, diversas técnicas y mi curiosidad por esos temas que iba en aumento.

Cuando tenía casi 18 años, unos quistes ováricos que me doblaban de dolor me llevaron a desfilar por multitud de visitas ginecológicas y terapéuticas. Nunca olvidaré lo que me dijo una ginecóloga allá por el 97, “estos problemas que suceden en la zona de ovarios útero, a veces tienen que ver con la autoestima de la mujer.” Sin duda aquella ginecóloga adelantada a su tiempo supo como abrirme los ojos a otra realidad, y hacerme conectar con ese sentimiento.

Me dediqué a la meditación, yoga, alimentación sana, me introduje en el Taoismo y Budismo y a escuchar lo que mi cuerpo estaba diciéndome. Al final, cuando llegó la visita pre-laparoscopia, los quistes habían desaparecido.

Años más tarde tuve que enfrentarme a lo mismo en el pecho, con ecografias mamarias y un seguimiento de su desarrollo. Siempre que me desconectaba de mi cuerpo, lo/me maltrataba o no era consecuente con mi sentir y mis acciones me enfermaba. Había muchos temas de la infancia, adolescencia y sexualidad que no estaba preparada para afrontar y me salían por cada uno de los poros.

Así durante años fui navegando entre unos dolores y otros, unos sentires y otros; hasta que reconecté con la imagen del sanador. Quería conocer lo que ocurría en mi interior, quería poder ayudar a otras personas, a otras mujeres que estaban pasando por lo que yo había pasado, con lo que yo había aprendido. Así que comencé mis estudios y encontré a personas maravillosas en ese camino. Seguí estudiando, creciendo y experimentando la sanación de lo femenino a través de diferentes técnicas y herramientas y reconecté con las plantas sanadoras que son las que me acompañan, ayudan y guían en mi camino y en mi compartir de corazón.

Después de otros tantos años sigo siendo una persona, una mujer, con sus sentires y dolores, con sus alegrías y sus penas, de corazón , huesos y piel. Ser terapeuta me ha permitido aprender a leer mi mapa, reconociendo cuando tomo caminos secundarios, atajos o vuelvo hacia atrás. Me ha permitido saber si es tiempo de descansar, buscar un estanque para beber o de seguir hacia delante. Leer los mensajes de mi ser. Me ha permitido acompañar a otras personas, ayudándolas a buscar su brújula y mostrarles que aunque el camino sea duro y escarpado en un principio desemboca en la pradera llena de flores de la consciencia.

Gracias a tod@s los que cada día compartís con mi persona y a los que permitís que camine a vuestro lado en el proceso al equilibrio y sanación.

¿Podéis oler ya el aroma de las flores?

amapola

Elia on Instagram
Elia
Elia
Naturópata y herbolaria en Moon Medicine Herbals
Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Acerca de Elia

Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.