La despensa curativa: El Tomillo


 

Comenzamos la sección de la despensa curativa con una de las aromáticas que no faltan en ninguna casa.

Es una de las habituales y más socorridas en nuestros platos junto al romero, y si echamos un vistazo al especiero seguro que ahí encontramos el botecito de tomillo o en su defecto el de hierbas provenzales, que entre muchas otras también contiene la que hoy nos ocupa.

Y porqué estás hierbas encuentran un espacio en nuestras despensas? Es por su sabor? Por su aroma? O por sus propiedades?

En esta sección os quiero mostrar las magníficas virtudes de algunas de ellas que van mucho más allá del aditivo culinario, devolviendo así su valor e importancia en el bienestar y salud de toda la familia.

O no recordáis cuando la abuela nos hacía sopa de tomillo cuando nos dolía el estómago, teníamos diarrea o estábamos resfriados?

Me gustaría que toda esta sabiduría de lo sencillo no se acabe perdiendo con el paso del tiempo, esa maña con la que nos sanaban con las cuatro cosas que tenían a su alcance en los pueblos.

A continuación os cuento como el magnífico tomillo nos puede ayudar en diversas situaciones:

Esta estimulante y vigorosa planta nos ayudará a aumentar nuestras funciones digestivas, desde el apetito (que viene muy bien en periodos de convalecencia) hasta la digestión. Sus propiedades carminativas y antiespasmódicas previenen y alivian gases. Ideal para tomar en infusión si sentimos estancamiento en el vientre, hinchazón , molestias tras las comidas, o en episodios de diarrea como astringente.

Como antimicrobiana nos ayudará en infecciones virales, fúngicas o bacterianas.

Estudios realizados sostienen que uno de sus principios activos, el Timol es muy efectivo contra varias bacterias intestinales como la Salmonela, E. Colli y Listeria, además de cepas de estafilococos, enterococos, eschericia y pseudomonas  resistentes a antibióticos.

Se ha utilizado también como antihelmíntico, para eliminar parásitos intestinales.

Y en este cambio de estación que estamos experimentando con su consecuente bajada de temperaturas esto os interesará mucho:

Su afinidad por los pulmones y las vías respiratorias la hacen una de las más valiosas aliadas que podemos tener, eso si, bajo ciertas condiciones.

El tomillo es una planta de energía caliente y seca. Que quiere decir esto? Que nos ayudará cuando hay situaciones en las que hay humedad en los pulmones, mucosidad estancada y tos improductiva, ya que nos ayudará a expectorar.

Una infusión calentita de tomillo o para equilibrar con malva y llantén nos ayudará a sudar gracias a su acción diaforética, y nos vendrá de perlas en estas situaciones, cuando estamos comenzando a sentir que nos hemos resfriado y en infecciones del tracto respiratorio superior, laringitis y bronquitis.

También podemos realizar vahos depositando la hierba en un bol de agua hirviendo y una vez ha llegado a la temperatura adecuada para no quemarnos, taparnos la cabeza con una toalla y aspirar para aliviar la congestión.

Y esto no acaba aquí!

También se utiliza en infecciones urinarias y como astringente para los peques que mojan la cama.

En baños de pies para infecciones fúngicas, realizando una infusión concentrada, remojando y secando bien los pies.

Para candidiasis genital, así como hemorroides o fístulas, baños de asiento también con infusión concentrada, ya que activa la circulación de la zona y sus propiedades tanto antifúngicas como antisépticas nos ayudarán en la resolución de estos problemas.

Como enjuague para procesos inflamatorios en la boca, llagas, encías sangrantes, placa, halitosis y en gargarismos para la garganta irritada.

Por via tópica también se puede usar para el acné (macerando la planta en alcohol o en infusión) en cortes, infecciones, herpes o conjuntivitis, realizando infusión concentrada y aplicando en la zona.

En definitiva este es un tesoro que tenemos al alcance de la mano, os invito a recoger un poquito si tenéis cerca y utilizarlo, ya que los fitoquímicos de las plantas que no son cultivadas son más potentes al estar sobreviviendo y adaptándose bajo ciertas circunstancias del entorno.

Sino encontráis en el monte, en los herbolarios probablemente encontrareis atadillos, que yo escogería antes que la planta procesada.

Espero que disfrutéis de todas sus bondades e inestimable ayuda!

Ah! Y nos olvidéis de buscar la receta de la sopa de tomillo para saborear este manjar curativo en invierno.

 

Un abrazo grande y hasta el próximo miércoles!

 

Moon Medicine Herbals ©

 

 

 

Elia on Instagram
Elia
Elia
Naturópata y herbolaria en Moon Medicine Herbals
Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Acerca de Elia

Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.