La despensa curativa: El Romero


La semana pasada en la sección de la despensa curativa hablamos del magnífico Tomillo, si no habéis tenido ocasión de leerlo os lo dejo aquí:

La despensa curativa: El Tomillo

En el post anterior os contaba cómo algunas hierbas como el tomillo, el romero o la salvia habían sido relegadas al especiero y usadas de vez en cuando para aportar sabor o aroma a nuestros platos, pero pocas veces habíamos pensado en ellas como medicinales, simplemente como aderezos culinarios.

En estas series iremos descubriendo lo que nos puede aportar añadir cierto tipo de plantas en nuestra rutina, en nuestros platos o infusiones, y como sacar el mayor partido de sus propiedades.

Porque quién no ha cocinado carne con romero, o aderezado un pan sin tener conciencia de sus poderes antiinflamatorios, digestivos y antioxidantes?

Todo esto y más nos ofrece el Romero, y es que acabaríamos antes enumerando lo que no puede hacer por nosotros que en lo que nos puede ayudar!  Es por ello que existe un dicho que lo ilustra a la perfección:

 “Con las virtudes del romero se podría escribir un libro entero”

Esta planta originaria del Mediterráneo, perteneciente a la familia de las labiadas y de fácil reconocimiento por todos, tiene una arrolladora energía, es activadora de movimiento, estimulante, cálida y seca.

Gobernada por el sol, nuestro plexo solar, nos ayuda a empoderarnos, activarnos y movernos cuando necesitamos un empujón, cuando hay que romper el hielo con esa calidez, conectando con el corazón.

Es perfecta para personas que sufren de digestiones largas y pesadas, con hinchazón, retención de líquidos, estados de convalecencia y agotamiento y mala o débil circulación o tensión baja.

También es de gran utilidad para dolores de cabeza y migrañas, especialmente si pueden estar relacionadas con el sistema digestivo, alta presión arterial o algún disgusto a nivel emocional.

Como tónico estacional yo la recomiendo para la astenia, especialmente primaveral, por sus efectos a nivel hepático.

El año pasado os hablé de las novenas de Romero, y como actúa como un ginseng de estas tierras. Una infusión de cucharadita por taza, de dos a tres veces al día durante nueve días, nos ayudará a aumentar el tono, ánimo y energía, descongestionando hígado y vesícula biliar y tonificando.

Otra de sus grandes cualidades es la de activar y estimular el sistema nervioso y la mente para ayudarnos a memorizar y recordar.

No es de extrañar que ya fuese utilizada por estudiantes desde la antigua Grecia, los cuales portaban coronas de romero durante sus periodos de estudio.

Existen múltiples investigaciones acerca de su eficacia, y se han realizado varios estudios de sus acciones como antioxidante y neuroprotector relacionados con la memoria en personas mayores con Alzheimer, como prevención y apoyo en la enfermedad.

Es por eso que cuando tengo que hincar codos suelo preparar un roll-on o bálsamo con otras plantas para ayudarme a memorizar. Este se puede preparar utilizando aceite esencial de romero en un aceite vehicular o simplemente podéis poner romero fresco o seco en un frasquito e ir aspirando su aroma. Recomiendo utilizarlo también en los exámenes.

 

Y todavía hay más!

 

Por vía tópica realizando una infusión concentrada podremos disfrutar de sus beneficios en:

 

  • Baños tonificantes y estimulantes ( no se recomienda hacerlos por la tarde o antes de acostarse, mejor por la mañana)
  • Baños de asiento en casos de infecciones bacterianas o fúngicas.
  • Enjuagues bucales: En caso de infecciones, extracciones de piezas dentales, mal aliento.
  • Romero macerado en alcohol de 70º para friegas contra el dolor y mala circulación.
  • Friegas con infusión o macerado de romero y ortiga en cuero cabelludo para estimular el crecimiento y el vigor del cabello.
  • Vahos en resfriados, gripes y congestión de las vías respiratorias.

 

Como veis, solo con el Tomillo y Romero del que hemos hablado estas semanas podremos aliviar y aportar bienestar y salud a nuestro cuerpo en muchos ámbitos.

 

Espero que os haya gustado, hasta la semana que viene!

 

Un gran abrazo

 

Moon Medicine Herbals ©

 

Elia on Instagram
Elia
Elia
Naturópata y herbolaria en Moon Medicine Herbals
Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Acerca de Elia

Diplomada en Naturopatía, Herbalismo, Aromaterapia y especializada en Ciclicidad feminina. Mi misión es ayudar en la recuperación del equilibrio y mantenimiento de la salud, a través de diferentes enfoques y formulaciones específicas. Creo firmemente en el acompañamiento a las personas, para así individualizar sus procesos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.